James Lavelle o cómo hacer cosas con sonidos

Por Adrián Ávila / @nicolaiwebster

Fotos por Carolina de Luna / @ladeluna_

Desde la publicación de Psyence Fiction en 1998, el dúo británico conformado por James Lavelle y Tim Goldsworthy, dio a conocer su habilidad para mezclar una variedad de géneros en un álbum que revolucionó el trip-hop y la electrónica. Desde entonces, la banda ha alcanzado tal estatus que uno sólo de sus integrantes es suficiente para hacer estallar el Plaza Condesa y conmemorar los diez años de la revista Warp.

Lavelle demostró cómo hacer cosas con sonidos. No sólo presentó un setlist con canciones de UNKLE como «Fear», en la cual colabora Ian Brown; «In a State», «Eye For An Eye” o «God Moving Over The Face Of Water”, sino que reinventó su propio repertorio para hacer un encadenamiento de armonías que mantuvieron al público en constante movimiento.

Si bien al principio UNKLE dependió de su productor DJ Shadow y de sus colaboradores (Thom Yorke y Richard Ashcroft entre otros) para saltar a la fama internacional, conforme ha evolucionado en su carrera, los primeros éxitos parecen tan lejanos al grado de que no se extrañaron en el setlist. Lavelle no necesita de nostalgias porque ahora UNKLE es también una vía para dar a conocer a otros artistas.

409A0142

Lavelle es productor, sabe improvisar y generar cadencias. Eso es lo que propició que el espectáculo no decayera en ningún momento. Las rolas no fueron alargadas más de lo necesario y supo generar tensión con el loop de algunas, como el caso de «Unfinished Sympathy» de Massive Attack, que utilizó para adornar su presentación con toques clásicos del trip hop. Apenas dejó escuchar las percusiones, originarias de «Parade Strut» de J.J. Johnson, mezcladas con su toque personal, para después introducir la voz de Shara Nelson exclamando Like a soul without a mind in a body without a heart.

Y es que Lavelle sabe adueñarse de las canciones. Hace algunos meses en el House of Vans vi la presentación de Jamie XX, la cual me dejó decepcionado porque simplemente ponía una canción tras otra sin explotar el potencial de sus sonidos. La gente se prendió con «I feel love» de Donna Summer porque es una canción clásica que saca a cualquiera de su asiento, pero Jamie se limitó a darle play. Por el contrario, Lavelle utilizó la misma pieza anclándola al setlist que venía trabajando desde una hora antes. Ni siquiera la dejó completa, sólo utilizó lo necesario para alimentar su presentación, no para salvarla.

409A0358

UNKLE Sounds es un proyecto que Lavelle lleva presentando desde hace un tiempo acompañando su DJ set con efectos de luces diseñados por Tupac Martir y una instalación visual de Doug Foster, Warren Du Preez y Nick Thorton Jones. Todo parece muy espectacular, pero la presentación no destacó por ello. El juego de luces fue dinámico, pero nada fuera de lo común, del mismo modo los visuales apenas eran una especie de mandalas que, si bien se mezclaban con la música, podían haber sido sustituidos por algunos espectáculos similares sin echarlos de menos. Menciono esto porque promovieron mucho este acompañamiento, pero no cubrió las expectativas como algo sobresaliente. Flying Lotus y su presentación en 3D son algo que se vuelve prótesis de la música, al igual que el trabajo de Jon Hopkins, el japonés Daito Manabe o los mexicanos Deru & EFFIX y su proyecto 1979.

A pesar de esto, la presentación de Lavelle expuso el genio de un DJ que lleva sobre sus espaldas el prestigio de haber trabajado con DJ Shadow, Thom Yorke, Nick Cave e Ian Brown; revolucionado la escena electrónica y evolucionar paulatinamente en cada presentación.

409A0060