Untitled unmastered, de Kendrick Lamar, un demo al que nada le falta

Por Adrián Ávila / @nicolaiwebster

¿Qué pasa cuando tienes unas cuantas pistas que no utilizaste para el considerado mejor álbum de 2015 (To pimp a butterfly), otras de presentaciones en vivo y que todas tengan la calidad de formar algo completamente nuevo? Kendrick Lamar tenía esto y decidió lanzar de los mejores álbumes en lo que va de este año. Untitled unmastered es una muestra de la perspicacia al diseñar álbumes por parte del equipo de Kendrick y de la inteligencia para diferenciar la narrativa en cada producción.

Después de escuchar Untitled unmastered, no pude estar más que agradecido al pensar que ninguna de estas pistas llegaron a To pimp a butterfly porque habrían arruinado el álbum. Sin embargo, en esta producción que salió apenas el viernes pasado en diversas plataformas musicales en línea, todos los temas se complementan entre sí y forman algo completamente nuevo y más ligero.

Con la participación de Cee Lo Green, Thundercat, Anna Wise, Jay Rock y Terrance Martin entre otros, este álbum presenta una cara más alegre de Kendrick, quien, a pesar de los problemas, siempre se muestra optimista. El álbum es corto —apenas 35 minutos en ocho pistas con nombre de demo, o sea, provisionales— pero nada le sobra ni le falta. Es un álbum porque cada pista es buena por sí misma y en conjunto.

untitled

A diferencia de To pimp a butterfly, en Untitled unmastered se ve reflejada una influencia más allegada a lo psicodélico, el soul y el funk, del estilo de lo que Flying Lotus llegó a hacer para el programa de Adult swim, Off the air. La influencia de Thundercat aparece remarcada en cada pista encadenándolas entre sí con el sonido constante de los bajos.

Menos responsabilidad y más diversión parecen ser la ideología detrás de este álbum. La creatividad se siente en las armonías que no pretenden más que ser un excelente motivo para sentarse en el prado a mirar pasar la vida por un momento como «Untitled 03», «Untitled 06» y «Untitled 8», pero sin perder el sentido crítico. También encontramos pistas con motivos más oscuros —«Untitled 02» y «Untitled 04»— o agresivos como «Untitled 05», pero no parecen romper el equilibrio general, pues invitan a la reflexión interna.

Untitled unmastered es orgánico, pues incita a disfrutar la vida y reflexionar sobre nosotros mismos en el mundo. La música se encarga de lo primero, pero no deja de lado la crítica al mercado del arte. Por ejemplo, en «Untitled 03». Sin embargo, en canciones como «Untitled 05» nos encontramos con versos que dicen «why you wanna see a good man with a broken heart?/ Once upon a time I used to go to chuch and talk to God/ now I’m thinhin’ to myself, hollow tips isa ll I got».

Este álbum fue algo bueno para Kendrick, ya que después de toda la responsabilidad que ha ganado a partir de su crecimiento artístico, necesitaba hacer algo más ligero. Todo esto  se refleja en «Untitled 07», canción que, a pesar de ser trabajada por más de tres años, al final fue producida por Egypt, un niño de cinco años hijo de Alicia Keys y SwiZz Beatz. El resultado fue una de las pistas más interesantes, ocho minutos que con cortes abruptos, pero armonizados, que juntan diferentes grabaciones y risas, simplemente risas.

Untitled unmastered es un álbum primaveral que no deja de lado la crítica característica de Kendrick. Hace poco nos sorprendía con su colaboración para Life of Pablo (2016) con Kanye West y ahora trae este álbum, que es de lo mejor que tenemos para iniciar el mes con el ánimo de reflexionar sobre nuestro papel en la vida y divertirnos con la responsabilidad de aportar nuestro granito de arena.

 

kendrick