Charla exprés: Ben Brooks

A Ben Brooks (Gloucestershire, 1992) no le gusta el café. Prefiere fumar y beber cerveza por la mañana. Tras el éxito que han representado dos de sus libros, Crezco y Lolito, ambos editados en España por Blackie Books y distribuidos en México por Colofón, el joven escritor visitó la capital mexicana por primera vez. Con él estrenamos esta serie de charlas exprés.

¿Por qué vives en Berlín?

Por las mujeres.

¿Cuándo decidiste dedicarte a escribir?

No sé cuando fue. Pero es una especie de realización. No he encontrado nada más emocionante.

¿Tenías planeado estudiar alguna carrera?

Quizá pensaba estudiar filosofía pero no por algo especial.

¿Escribes para explicar o para entender?

No lo sé. No hay una razón específica.

¿Cuando vivías en Barcelona, intentaste hablar español?

Lo intenté, tomé clases con la hermana de Jan (fundador de Blackie Books), pero la verdad es que nunca pude.

¿ A qué autores te gusta leer?

Murakami, Dostoevsky, Carver, Cheever. Creo que me gusta todo.

¿Te sientes cómodo en la Alt Lit (literatura alternativa) en la que te han encasillado?

En realidad no me afecta. Antes hablaba con otros autores que colocan ahí, cuando tenía 17, 18 años, pero ya no.

¿Tomas té con Nesquik como el protagonista de Lolito?

No y no deberías tratar de hacerlo, es realmente desagradable. Horrible.

¿Está inmersa la política en tus libros e ideas?

Encuentro estúpido pensar en eso porque para mí en Inglaterra todo está bien.

¿Te interesa hacer otras cosas?

Intenté hacer algo en la música pero honestamente soy muy malo.